¿Cómo es posible colocar tuberías en pendiente de la manera más eficiente? Gracias a la tecnología de zanja

¿Cómo es posible colocar tuberías en pendiente de la manera más eficiente? Gracias a la tecnología de zanja

La Revista “Obras Urbanas” ha publicado un interesante artículo en el número 73 que habla de un proyecto de canalización con zanjadoras. 

 

La utilización de zanjadoras puede contribuir a mejorar la calidad de vida para la población, porque puede resolver problemas que serían difíciles de afrontar con sistemas de excavación a cielo abierto.

La obra de Barcelona que vamos a tratar en este artículo es un óptimo ejemplo práctico para entender mejor cómo, esta tecnología puede optimizar las obras de colocación de tuberías.

La obra que se está realizando con tecnología de zanja, es en un área  cerca de Barcelona, en Olivella.

Zanjadora Prexta VermeerEl proyecto trata de colocar una tubería para el transporte de agua potable en un tramo de 19 kilómetros. Éste enlace es necesario porque el pozo de agua que aprovisionaba el núcleo de viviendas se ha visto afectado por un problema de contaminación, presuntamente relacionado con la presencia de un vertedero en las inmediaciones.

Fue entonces necesario plantear una solución para conectar el pueblo “donde viven alrededor de 140 familias” a una nueva reserva hídrica. El proyecto fue asignado a SOREA y lo está ejecutando con su contratista PREXTA, una sociedad especializada desde más de 50 años en proyectos innovadores de hidráulica. El gerente de PREXTA , el Sr Carles Tarrida i Blasco, nos ha explicado todos los detalles del trabajo. La obra fue objeto de un concurso público lanzado por el Ayuntamiento de Olivella, aportando capital para su ejecución el propio Ayuntamiento de Olivella, la Agencia Catalana del Agua y la Mancomunidad.

El Sr. Tarrida explica que SOREA junto con Prexta está siguiendo todas las etapas de trabajo: proyecto, planificación, preparación de la obra y trabajo completo. Primero los técnicos hicieron un estudio geolólogico de la obra. El proyecto tenía una primera dificultad, el desnivel del suelo donde se tenía que colocar la tubería. De echo, era imposible que el agua llegase al núcleo urbano por gravedad, considerando la pendiente natural del terreno. Por eso, se planificó un depósito hídrico intermedio en el cual el agua se bombea a una altura superior para poder aumentar su capacidad de caída.

La segunda dificultad estaba relacionada a la tipología del terreno, caracterizado mayormente de roca caliza (también llamada “suelo cársico”). Con este material, hubiese sido complicado completar la obra con sistemas de excavación tradicional, ya que el trabajo sería muy lento y pesado.Zanajdora Prexta Vermeer 2

Una vez establecido las fases del proyecto y hechas las verificaciones para controlar si ya habían subservicios en el área, en fase de proyecto se optó por la utilización de una zanjadora para realizar la fase de excavación. Esta maquinaria permite, a diferencia de la excavación a cielo abierto, la realización de un corte en el terreno adaptado al diámetro de tubería, sin excavación adicional. Así el trabajo se ejecuta de manera más rápida, más limpia y ordenada, con una menor ocupación de suelo y con menos maquinaria pesada. No son necesarios martillos, excavadoras ni camiones para la eliminación del material excavado, ya que éste último se puede reutilizar para el relleno de la zanja. Se reducen también los riesgos para los operadores y la población, así como el impacto medioambiental.

El equipo que la empresa eligió, es la zanjadora Vermeer modelo T655III, para completar una zanja de 80 cm de profundidad para una anchura de sólo 45 cm y colocar una tubería de diámetro 110 mm, para las zonas de alta presión.

Zanjadora prexta en acciónAparte de la instalación de la tubería de agua, el proyectista ha conseguido optimizar aún más el proyecto, incluyendo la instalación de fibra óptica, otro sector que en los últimos años está creciendo mucho, gracias sobre todo al desarrollo y a la actualización de las redes de comunicación. Para evitar la necesidad de intervenir otra vez en futuro en el mismo lugar, la dirección de obra ha estudiado el proyecto para que sea posible colocar al mismo tiempo los cables de fibra óptica, gracias a una colocación a dos niveles. En el nivel inferior se coloca la tubería de agua, después se rellena de manera parcial la zanja y se instalan los cables de fibra. Al final, se cubre todo con el material de excavación residual. De esta forma se consigue un ahorro notable en términos de costes y tiempo de finalización de la obra. Gracias a la tecnología de zanjas, Prexta llega a obtener un rendimiento promedio de 300 metros por día; se ha planeado terminar la obra dentro de 4-5 meses, un tiempo verdaderamente reducido considerando la dimensión del proyecto.

Pero ¿ por qué elegir una zanjadora Vermeer para este trabajo? El Sr. Tarrida explica que “el objetivo de Prexta es trabajar para las personas. Nosotros tratamos cada obra, teniendo en cuenta que todo lo que hacemos, se hace para dar ventajas a la población. Somos especialistas en el sector de construcción y obra civil desde hace mucho tiempo. La empresa fue creada por mi padre, la atención para la ayuda a las personas siempre ha sido uno de los aspectos más importantes.  Hemos buscado un equipo que pudiera ayudarnos a enfrentarse a un trabajo importante. Una vez terminado, llevará grandes beneficios a todos los vecinos del barrio. Nuestra evaluación fue que las zanjadoras Vermeer, son la elección más adecuada en un sector donde ya somos especialistas”.

Una tecnología innovadora en manos de empresas expertas y especializadas, puede hacer la diferencia. El ejemplo de Sorea y Prexta es sin duda la prueba de ello.

Puedes leer más información sobre las zanjadoras Vermeer aquí.

Trackbacks and pingbacks

    No trackback or pingback available for this article.

    Deja una respuesta